VOLVER

ARTE

Aconcagua del hotel Valle (¿?) del Río Blanco. 1912.

Óleo sobre tela, firmado a la derecha, abajo. Medidas: 33 x 43 cm. El título de la obra se conserva parcialmente escrito sobre una tira de papel pegada sobre el bastidor al dorso de la misma. 


Paisaje realizado con pinceladas libres, rápidas y en vibrante paleta de colores. El Aconcagua, el punto más alto de nuestro continente con sus 6962 metros, “el techo de América”, está aquí entronizado en una perspectiva concéntrica y simétrica. Todas las diagonales, cada elemento que compone al cuadro, conducen nuestra mirada hacia él. A ambos lados unos cerros, azul el de la izquierda, en las sombras; cálido el de la derecha, soleado, y debajo de ellos, sendos valles con intensa vegetación, donde destaca una construcción. Al centro y en primer plano el rocoso Río Blanco, en cuyo espejo de agua ondulante reflejan las nieves eternas del imponente Aconcagua. En sus viajes lo retrató con excelente técnica, emocionada ante la majestuosidad del paisaje. (1)


Andreé Moch (París, 1879 – Buenos Aires, 1953) fue una escultora, pintora, escritora y crítica de arte francesa, llegada a Buenos Aires en 1909. Pionera mujer en el ámbito de las artes visuales, fue una de las primeras mujeres en ser admitida a la Escuela Municipal de Bellas Artes de Burdeos. Su talento le permitió continuar sus estudios en la École des Beaux-Arts de París convirtiéndose, una vez más, en una de las primeras mujeres en ser aceptada. En 1905 expuso en el Salón des Artistes Français, en 1906 en Amis de Beaux Arts, y en 1933 en el salón Rellinger. Su espíritu aventurero la llevó a vivir en Inglaterra y España, donde expuso sus obras con éxito, y en 1908 emprendió su viaje a nuestro país con el propósito de realizar un monumento a Guillermo Brown, proyecto que no se concretó, sin embargo la decisión ya estaba tomada: Buenos Aires sería su nuevo hogar. Aquí desarrolló una intensa actividad en el campo del arte, el periodismo y la política; militó en agrupaciones socialistas y feministas; participó de la revista Unión y Labor; y se vinculó particularmente con la colectividad vasca por medio de José Rufo de Uriarte, fundador de la revista La Baskonia. Instaló su primer atelier de pintura y escultura, y su obra fue ampliamente conocida en los círculos de arte de la época, entre ellos el Salón Witcomb, donde expuso en 1908 y en 1937. Creó además su propia academia de pintura, en la cual enseñó paisaje y retrato. Se destaca también por sus numerosas reseñas sobre exposiciones nacionales e internacionales, comentarios de libros, y traducciones del francés al español. En 1939 publicó su autobiografía Andanzas de una artista.


Su obra es muy difícil de hallar, se encuentra ahora presente en la muestra “El canon accidental. Mujeres artistas en Argentina (1890-1950)” curada por Gluzman. (2)


Notas: 

1. Gluzman, Georgina: Una moderna artista francesa en argentina: Andrée Moch (1879 - 1953). En Internet: https://www.hilariobooks.com/blog-article.php?slug_es=una-moderna-artista-francesa-en-la-argentina-andree-moch-1879-1953#gallery-3&lang=es

2. Gluzman, Georgina (2016). Trazos invisibles. Mujeres artistas en Buenos Aires (1890-1923). Editorial Biblos.



S.O.H-XII

IMM

AUTOR/A ANDRÉE MOCH

¿Le interesa vender algunas obras?

Envíenos un correo electrónico indicando brevemente
qué obras piensa poner en venta, y le responderemos. Haga click aquí­

Suscríbase a nuestro newsletter para estar actualizado.

Ver nuestros Boletines Virtuales