VOLVER

ARTE

Tipos quiteños. Ecuador, circa 1870.

Seis acuarelas; al pie la indicación del personaje en tinta manuscrita de época, en castellano, y con un recuadro hecho en color negro. 


Medidas, cada una en torno a 20,8 x 15 cm. Obras enmarcadas.


Títulos: Yndia Frutera; Panadera; Yndio aguatero; Yndia esterera; Yndia Carnisera e Yndio de la Montaña de Archidona.


Este singular conjunto de iconografía quiteña refleja las actividades que en la división social republicana les eran asignadas a los aborígenes evangelizados. Todos ellos despertaron el interés de cronistas y de artistas tanto viajeros como locales. Hoy en día, los investigadores de las ciencias sociales y de la historia del arte prestan creciente atención a estas imágenes.


La representación del aguatero fue minuciosamente estudiado por Alexandra Kennedy - Troya en la obra Imágenes de Identidad. Acuarelas quiteñas del siglo XIX (Quito, Fonsal, 2005), dedicándole un extenso ensayo a su representación a través de aquella centuria. Por su parte, Ernest Charton así los describe en 1862: “Una tira de cuero que pasa por el pecho retiene la enorme jarra, cuyo equilibrio sobre la espalda fuertemente encorvada aseguran mediante un pequeño cojín de paja. El peso que cargan así no es inferior a ochenta o cien kilogramos, y por la módica suma de un cuartillo es por lo que estas pobres gentes van, con frecuencia, a muy grandes distancias, con tan pesada carga”. (En Quito a través de los siglos, t. II, Quito, Imprenta del Ministerio de Gobierno, 1941, p. 130)


De igual modo sucede con las demás imágenes aquí reunidas. Hemos preparado un breve recorrido sobre referencias halladas en cada uno de estos personajes, siempre abrevando en la obra de la investigadora ecuatoriana A. Kennedy que citamos más arriba.


Yndio de la Montaña de Archidona

Se los conoce como indios del Napo, un caudaloso río tributario del Amazonas, que corre por las proximidades de Archidona. Miguel M. Lisboa en 1866 los registró por las calles de Quito, y así los describió en su "Relación de un viaje a Venezuela, Nueva Granada y Ecuador" (Bogotá, Fondo Cultural Cafetero, 1984, p. 310): "(...) vienen a pie, con más de quince días de jornada, a vender en la capital de la república los frutos de su pequeño trabajo. Van casi desnudos, llevando una pequeña tanga o calzoncillos y un poncho muy angosto; y así desabrigados, arrostran las lluvias y atraviesan los páramos helados de la cordillera oriental, (...) cargando en las espaldas los frutos que vienen a vender. " El joven aquí retratado lleva un arpón enastado en su mano derecha y una pequeña cesta de fibras en la izquierda. Sobre su carga, un mono viaja con él. (Cita: pp. 220-223.)


Yndia esterera

Estos indígenas artesanos llegaban a Quito con sus productos para la venta. Aquí la vemos transportando una estera, de gran demanda, para uniformar el suelo de las viviendas residenciales. Se utilizaba la totora como materia prima y realizaban esta labor en las regiones lacustres y palustres de los valles andinos. 


Infrecuente en la representación de este oficio, tenemos aquí una mujer, quien lleva en el brazo izquierdo su bebé, en tanto sujeta con una vincha la pesada carga. Viste un lienzo que la cubre hasta las rodillas, y marcha descalza.


Yndia Carnisera

En pleno centro de Quito, donde también funcionó la principal plaza de toros hasta 1867, se encontraba la carnicería con un gran corral en las cercanías donde se encerraba el ganado para el desposte. Entre las poblaciones indígenas, esta actividad dio como resultado un negocio asociado al faenamiento y venta al detal de productos cárnicos.  La carnicera en este caso permanece sentada mientras prepara un corte blandiendo un cuchillo de hoja curva -para devastar-, en tanto conserva su mercadería dentro de un gran cesto ubicado a su derecha. Viste una blusa de mangas cortas y una falda amplia, y lleva una cruz al pecho y un tocado en su cabeza.


Panadera

El trigo local abastecía de harina para la elaboración del pan consumido por las clases populares, como lo testimonia nuestra "panera" con su venta callejera y "de ocho". Un cuenco de madera de generosas dimensiones contiene distintos panes. Viste blusa y falda.


Yndia Frutera

La plaza mayor de Quito recibía cada jornada a los distintos vendedores de comestibles; pan, legumbres y frutas abastecen a la ciudad. Aquí, una joven india ofrece frutas reunidas en tres cestas. De larga cabellera, luce aro y una trenza. Lleva un chal que cae sobre su espalda y una blusa blanca, de manga corta y detalles bordados.


DDMM

AUTOR/A AUTOR NO IDENTIFICADO


¿Le interesa vender algunas obras?

Envíenos un correo electrónico indicando brevemente
qué obras piensa poner en venta, y le responderemos. Haga click aquí­

Suscríbase a nuestro newsletter para estar actualizado.

Ver nuestros Boletines Virtuales