VOLVER

ARTE

Desnudo femenino. 1921.

Lápiz grafito sobre papel, montado sobre una cartulina que conforma una carpeta, con una cinta anudada. Medidas: 25,5 x 25 cm. Firmado y fechado en el ángulo superior derecho. Ex colección Alfredo González Garaño.


De cuerpo entero, este desnudo femenino ocupa la totalidad del papel. Sentada y con las piernas ligeramente plegadas, la modelo se toma las rodillas con sus manos cruzadas. La cabeza está inclinada y la mirada hacia abajo, generando una posición del cuerpo cerrada, ensimismada. La composición realizada en líneas simples, casi sin sombras ni detalles nos muestra, en esta temprana obra del genial escultor argentino, su interés por los volúmenes. Puede tratarse éste de un estudio del cuerpo o ya propiamente de un boceto para llevar luego a la tridimensión. En definitiva, es un testimonio de la importancia del desnudo femenino en la obra de Fioravanti, asunto que atravesará toda su producción. La obra es anterior a su viaje a Europa, y por lo tanto, no se trata de Ludmila, la artista rusa que conoció en el Viejo Mundo, con quien se casó y que pasó a ser la gran modelo de Fioravanti, como vemos por ejemplo en Mujer con libro, escultura con la que obtuvo el Premio Adquisición en el Salón Nacional de 1937, y la medalla de oro en la Exposition Internationale des Arts et Techniques de París -hoy patrimonio del Museo Nacional de Bellas Artes- o en las obras Ludmilla (bronce, 1929), Ludmilla (piedra, 1933), Ludmilla y Mascha (1934, bronce).


José Fioravanti (Buenos Aires, 1896 - 1977), escultor, artista autodidacta, se formó en los talleres de escultura de Buenos Aires. En 1919 obtuvo su primer premio. Viajó a Europa en 1924, donde expuso en el Museo de Arte Moderno de Madrid; y dos años después, en el Salón de Arte Moderno de París. En ambos casos adquirieron una de sus obras. En 1927 regresó a su país pero retornó a Europa en 1929, instalándose en París. Ya de regreso, fue profesor de talla directa de la Escuela Superior de Bellas Artes "Ernesto de la Cárcova" y nombrado Académico de Número de la Academia Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires. Su obra está presente a lo largo y ancho del país. El presidente Marcelo T. de Alvear le encomendó la realización de decoraciones escultóricas en el vestíbulo de la Casa Rosada. Pronto su obra se haría prolífica y variada. Son suyos el Monumento a Nicolás Avellaneda en Buenos Aires (1935), el Kilómetro Cero en Buenos Aires (1935), el Monumento a Roque Sáenz Peña en Buenos Aires (1936), el Monumento al Lobo Marino en la Rambla de Mar del Plata (1941), el Monumento a Simón Bolívar en Buenos Aires (1942), las Esculturas del Monumento Histórico Nacional a la Bandera en Rosario de Santa Fe (1957, en colaboración con Alfredo Bigatti), el Monumento a Fructuoso Rivera en Montevideo (1965), y el Altorrelieve del Teatro San Martín de Buenos Aires (1962), entre otros ejemplos.



S.O.XX-GGL
AUTOR/A JOSÉ FIORAVANTI

¿Le interesa vender algunas obras?

Envíenos un correo electrónico indicando brevemente
qué obras piensa poner en venta, y le responderemos. Haga click aquí­

Suscríbase a nuestro newsletter para estar actualizado.

Ver nuestros Boletines Virtuales