• Consultar

    Acuarela sobre papel

    ROMERO (Carmelo - Conde de Gená)

    Campamento en el Palacio San José. Rancho que ocupó el Subteniente Abanderado Dn. Carmelo Romero durante estuvo en el Batallón 1° Entre-Riano. - 1866 - 1870.

    Acuarela sobre papel, firmada y fechada. Medidas del papel: 19,8 x 26,3 cm. Al dorso, texto manuscrito de Romero con una semblanza autobiográfica y la anécdota que explica la escena.

    Carmelo Romero (Entre Ríos, 1848 - 1925) nació en el margen izquierdo del Genacito, afluente del Gená. De él tomó su nombre para construir su seudónimo. Bernardo Victorica fue su maestro de dibujo en el prestigioso Colegio del Uruguay. 

    Agradecemos la lectura e información brindada por Marcelo Olmos, académico delegado en Entre Ríos de la Academia Nacional de Bellas Artes, quien aseguró sobre nuestra acuarela: “es también una rareza, porque existen pocas obras de ese tipo de Carmelo Romero. Para quien se interese por el arte de los argentinos, el de provincias, esta obra es una oportunidad especial.”

  • Consultar

    “Tapadas” de Lima.

    Autor no identificado

    “Tapadas” de Lima. Mediados del siglo XIX.

    Tres acuarelas sobre papel, con textos manuscritos en tinta ferrogálica de época. Las obras se presentan en un mismo marco. Medidas, en torno a: 16,2 x 10,6 cm.

    Sin duda se trata de obras inspiradas en las “tapadas” de Pancho Fierro, mujeres vestidas con la saya y el manto, que se usaba para la calle y durante el día. Aquel maestro creó un mercado de imágenes costumbristas que superó su capacidad de producción, derramándose la demanda de ellas en otros talleres. Las protagonistas de estas escenas despertaron la curiosidad de los viajeros y en cuanto relato se describe la ciudad de Lima en el siglo XIX aparece una referencia central a las “tapadas”. Mujer blanca, en general aristocrática, mostrábase públicamente cubierta por un velo que apenas le dejaba ver un ojo, ocultando su identidad, y favoreciendo la libertad sexual al poder escapar del control social, aspecto “tan excitante y tan extraño” como apuntó el diplomático Botmiliau.

  • Consultar

    Tipos quiteños y limeños.

    Autores no identificados

    Tipos quiteños y limeños. Segundo cuarto del siglo XIX.

    Seis acuarelas realizadas sobre distintos tipos de papel, tres de ellas con marca de agua "J. Whatman 1839 (?)". Medidas en torno a 23 x 13 cm., salvo las imágenes de Teresa Piringuilao (16,5 x 9 cm.), y la del sacerdote (15,5 x 7,5 cm.), la única con una leyenda manuscrita al pie, en francés.

    El conjunto testimonia una moda extendida tanto en Quito como en Lima, con imágenes originales muy próximas que reflejan las actividades realizadas por indígenas, negros y mulatos en el segundo cuarto del siglo XIX. Entre las acuarelas reproducidas en esta página, el religioso puede provenir de ambos países, como sucede con la elegante dama de saya y manto, el que usa sin cubrir su rostro, también próxima a las llamadas "tapadas de Lima".  En tanto que la indígena gigante nos lleva directamente a Ecuador; quizás estemos ante Teresa Piringuilao, de Cangahua, que por su excepcionalidad fuera retratada por numerosos artistas en ese tiempo. (1) Aquí en una acuarela de gran calidad artística.

    Las restantes, reproducidas en la página 21 (muy probablemente de origen peruano y las tres realizadas por la misma mano), representan oficios comunes de la época. El personaje de la pescadera, por ejemplo, se encuentra en otras colecciones costumbristas peruanas como son la del Museo de Arte de Lima-MALI (atribuida a Francisco Javier Cortés) y en la Biblioteca Pública de Nueva York.

  • Consultar

    Costumbre de Chile.

    Autor no identificado

    Costumbre de Chile. Circa 1820.

    Grafito sobre papel, acuarelado. Texto al pie manuscrito de época en tinta ferrogálica: Costume du Chily. Tinta sobre papel. Medidas: 21,2 x 15 cm.

    La calidad del retrato y su descripción hológrafa nos hacen pensar en la autoría probable de un artista viajero francés. La indumentaria de la dama y la silla en la que está sentada, por su parte, indican su ejecución hacia 1820.

    Un pintor francés activo en Chile fue Charles Letanneur, registrado en 1819, por su aviso en el diario El Telégrafo, donde se ofrece como retratista. (1) Letanneur  tuvo una breve estadía en Buenos Aires.  Lamentablemente se desconoce su obra local, para poder hacer un estudio comparativo.

  • Consultar

    Indios Potosí.

    DREYER (Karl)

    Indios Potosí. 1929.

    Acuarela sobre papel; firmada, titulada y fechada: (19)29. Medidas. Papel: 23,8 x 32 cm. Recuadro: 17 x 25 cm.

    Karl Dreyer Spohr (1895 - 1975), pintor de origen alemán, vivió en Sudamérica desde 1920. Primero lo hizo en Valdivia (Chile), luego en Lima y desde 1929, en Puno (Perú), a la vera del lago Titicaca, donde se lo recuerda y homenajea en su casa-museo. Al cabo de cincuenta años de residencia en estas tierras, además de sobresalir como pintor y fotógrafo, formó una importante colección de obras prehistóricas, virreinales y etnográficas.

    En los años treinta, la influencia del indigenismo de José Sabogal tuvo peso en el desarrollo artístico en las provincias, al respecto Dreyer se sumó al Círculo Pictórico Laykakota, en el cual se agruparon los pintores de Puno, donde se había radicado.

  • Consultar

    Ruta Puno - Arequipa. Perú.

    OURVANTOFF (Miguel)

    Ruta Puno - Arequipa. Perú. 1949.

    Conjunto de cinco acuarelas sobre papel, firmadas; contenidas en una carpeta armada por el autor. Medidas. La más pequeña: 18,6 x 10, 7 cm. Las demás, entre: 17,5 x 26 cm y 28 x 21 cm.

    Miguel Ourvantzoff (1897 - 1980), nacido en San Petersburgo, Rusia, artista gráfico y escenógrafo de teatro. Hijo de un funcionario de Nicolás II, luego de la revolución de Octubre de 1917, primero emigró hacia Praga y Berlín, y en 1928 se radicó en Buenos Aires, donde trabajó para los teatros locales e ilustrando libros.

    En 1948 realizó un largo viaje por América del Sur y se afincó en Perú, incorporándose a la corriente americanista. Acuarelista de ágil mano, pintó escenas, paisajes y arquitecturas del mundo andino y de la herencia prehispánica -tal como lo hiciera en nuestra carpeta- y dispuesto a descubrir nuevos escenarios, en 1951 mudó su arte hacia España, donde fue contratado por la provincia de Madrid para pintar sus mejores estampas, las que se editaron en cuadernos litográficos. 

  • Consultar

    QUIROS (Cesáreo Bernaldo)

    Óleo sobre cartón, firmado. Medidas: 29 x 39 cm. Con su marco de época.

    Presentamos dos obras del gran pintor Cesáreo Bernaldo de Quirós, uno de sus entrañables paisajes y el retrato de un rudo milico con su quepi y pañuelo a la cabeza. Ambas amplían el catálogo razonado que editó Zurbarán en 1991. (1)

    Quirós (1879 - 1968) nació en Gualeguay, Entre Ríos, pero sus primeros pasos en la pintura los dio en Buenos Aires con el valenciano Vicente Nicolau Cotanda, para formarse, fundamentalmente, con Ángel Della Valle y Reinaldo Giudice. A fin de siglo viajó a Europa; estudió en Italia, visitó París y en 1905 se instaló por unos meses en Mallorca. En la isla se desarrollaba, entonces, la renovación del naturalismo decimonónico, que antecedió a la modernización simbolista llevada a cabo por Hermen Anglada Camarasa.

    En 1907 integró el grupo Nexus con Pío Collivadino, Fernando Fader, Justo Lynch, Alberto Rossi, Rogelio Yrurtia y Carlos Ripamonte, entre otros, que actuó como cambio generacional durante el Centenario. En 1915 retornó de forma definitiva y los asuntos nacionales pasaron a ser su ocupación principal, se radicó en Entre Ríos y pintó la serie Los gauchos, expuesta por primera vez en 1928 en Amigos del Arte, con enorme repercusión. Al año siguiente Los gauchos realizaron una gira triunfal internacional: Círculo de Bellas Artes de Madrid, Tate Gallery de Londres; Musée du Jeu de Pomme de París; The Hispanic Society of America en New York, y National Gallery of Art en Washington, además expuso los gauchos entrerrianos en Berlín, Barcelona, San Francisco y Boston.

    En cierta manera, pensó siempre plásticamente un conjunto de motivos que había definido en Los gauchos como obra central personal y su legado al arte argentino. Sin duda, es el artista más potente en la elaboración de tipos costumbristas del siglo XX.

  • Consultar

    MAGARIÑOS D. (Víctor)

    (Sin título).

    Marcadores sobre papel, firmado a la izquierda, abajo. Medidas: 27,5 x 31,5 cm.

    A fines de los años cuarenta la obra de Víctor Magariños D. (1924 - 1993) desplaza su producción hacia la pintura no objetiva. Luego de su exposición en la galería Juan Cristóbal en 1950, viajó a París becado por la Embajada de Francia, donde recibió la influencia de Georges Vantongerloo.

    Su principal preocupación era lograr los postulados teóricos de la física y la astronomía en un plano estético, en un primer momento desde el pensamiento constructivo desde la línea. Su obra asume los campos de fuerza generados por la línea y con un sensible tratamiento de color, que incluye el problema del blanco sobre blanco.

    La obra manifiesta ambas tendencias del artista: la abstracción, y la reminiscencia astronómica. Líneas realizadas con el preciso trazo de una fibra refieren al movimiento de un cuerpo celeste en el espacio, como un cometa. Dispuestos de modo opuestos, estos “vectores” presentan una tensión que se complementa con el uso del color, con duplas de opuestos complementarios: naranja y azul, amarillo y violeta.

  • Consultar

    MAGARIÑOS D. (Víctor)

    (Sin título).

    Marcadores sobre papel, firmado a la derecha, abajo. Medidas: 21,5 x 29,5 cm.

    A fines de los años cuarenta la obra de Víctor Magariños D. (1924 - 1993) desplaza su producción hacia la pintura no objetiva. Luego de su exposición en la galería Juan Cristóbal en 1950, viajó a París becado por la Embajada de Francia, donde recibió la influencia de Georges Vantongerloo.

    Su principal preocupación era lograr los postulados teóricos de la física y la astronomía en un plano estético, en un primer momento desde el pensamiento constructivo desde la línea. Su obra asume los campos de fuerza generados por la línea y con un sensible tratamiento de color, que incluye el problema del blanco sobre blanco.

    La obra presenta las características de la serie iniciada en los años sesenta Finito-infinito “que remiten a una matriz compositiva de formas sinuosas con tendencia a subrayar la presencia de un nudo central que, frecuentemente, se extiende hacia uno o varios lados.” 

  • Consultar

    LA CIUDAD DE LA PLATA

    RANDRUP (Máximo)

    Plano Parcelario Sección La Plata por Máximo Randrup. Publicación no oficial. Ciudad y ejido de La Plata. Único plano que contiene divisiones oficiales y especiales con medidas… Los datos oficiales han sido facilitados por el Depto. de Ingenieros y los archivos de la Municipalidad, Ministerio de Hacienda, Regtro. de la Propiedad, Tribunales y Escribanías y los datos privados, obtenidos por mensuras e informes sobre el terreno, de escribanos, rematadores y propietarios. La Plata, 1950.

    In 4º, Portada, 129 planos, muchos de ellos plegados,  impresos de un solo lado de casa hoja. Encuadernación en cartoné con títulos dorados y dos tornillos, del propio autor.

    Su autor, Máximo Randrup, ha publicado, además del presente, planos de Berisso, Ensenada, y diversas localidades de la provincia de Buenos Aires, como los de Almirante Brown (1952), Avellaneda (1948), Florencio Varela (1952), y General San Martín (1952).





  • HIERROS, ACEROS Y OTROS METALES

     
    Consultar

    Casco o capacete europeo.

    Casco de hierro forjado -de una sola pieza-, el que bien podría haber cruzado a América en tiempos de su conquista. Asemejándose a una media cáscara de almendra, y con su ala semi caída, y se diferencia del típico morrión por la morfología de su visera. La palabra capacete es de origen español.

    A lo largo de los siglos XVI y XVII, en los ejércitos de las coronas de España e Italia, lo utilizó la infantería, los piqueros (quienes blandían las picas), y también la tropa de a caballo que portaba las armas de fuego de la época: arcabuces y pistoletes.

    El ejemplar tiene una antigua restauración, con pérdida y reposición en su ala, justo donde se observan restos de la marca del armero fabricante.

    Lo localizamos en un reservorio particular argentino y habría pertenecido a la famosa colección de Jorge Llobet Cullen continuada por su hijo Andrés F. Llobet Guerrero.

    Medidas. Diámetro externo: 25,5 cm. Alto: 19 cm. Peso: 1,174 kg.España (o Italia), siglo XVII.

  • Consultar

    Limosnero de hierro y bronce.

    Un cilindro de hierro forjado constituye el cuerpo, cuya base -remachada y reforzada en época- ha sufrido deterioros. La tapa es cóncava y presenta una ranura para ingresar las dádivas y un gancho para su cierre. Como ornamentación e indicación de su uso religioso, en bronce calado, la bocallave posee forma de corazón que por encima la corona una cruz. Detrás se conservan los ganchos para fijar a la pared.

    Recipiente que se utilizó en una vieja iglesia para que los feligreses entregaran sus limosnas.  
    Siglo XIX.

    Medidas. Alto: 36,8 cm. Diámetro: 16,5 cm.

  • Consultar

    Moharra o punta de lanza con medialuna.

    Punta de lanza con su defensa en forma de medialuna forjada en hierro en un taller criollo. La misma posee restos de su pértiga original.

    El conjunto se forma con tres piezas: la punta en sí, con su doble filo con cuatro mesas, y la espiga enastada; un pequeño soaje también de hierro que envuelve el último tramo del asta, y la media luna, de gran importancia en los combates a caballo pues permite el quite del arma del rival y la contención ante ciertos golpes del mismo.

    Río de la Plata, siglo XIX.

    Medidas. Largo de hoja: 19 cm. Largo total: 88 cm.

  • Consultar

    Colección de seis morteros de bronce.

    Conjunto de seis almireces de bronce -de distintos tamaños y aleaciones, algunos lisos y otros con típicas decoraciones-  utilizados en su época para machacar o moler. Se los empleó desde la Edad Media en Europa como utensilios de cocina y también para las farmacias; en su interior se machacaban especias, semillas o drogas.

    Los tres ejemplares decorados con columnas salientes llevan entre ellas, cabezas de querubines (ángeles alados), y otros de cuerpo entero.

    De probable origen español, siglo XVIII / XIX.
    Medidas. Alto, de 4,5 a 11 cm. Diámetro de la boca, entre 7,2 y 16 cm.

  • Consultar

    Cuchillo Joseph Rodgers & Sons.

    Infrecuente en el mercado del coleccionismo, cuchillo J. Rodgers tipo Spear point, en buen estado, con una pequeña pérdida en la agarradera de cuero.

    Su empuñadura, con cachas de asta de búfalo, segrinadas, y la vaina de cuero, con detalles de metal blanco -puntera, brocal, y una reserva para colocar iniciales- y defensa del tipo “pollerita”, también de metal blanco. La hoja termina en una forma lanceolada (spear point)  con filo y falso filo, y con lomo liso.

    Los cuchillos de la casa inglesa Joseph Rodgers & Son alcanzaron un enorme prestigio en nuestro país desde el 1900. Las armerías más afamadas del país importaban cuchillos -por entonces llamados puñales- y navajas, que vendían entre sus más destacados clientes. Hoy, con la firma fabricante desaparecida, el coleccionismo mundial de armas blancas los incluye entre los más buscados.

    Sheffield, Inglaterra. Principios del siglo XX.
    Medidas. Largo de hoja: 17,7 cm. Largo total: 30 cm.

  • Consultar

    Cuchillos Bowie Joseph Rodgers & Son.

    Unos de los modelos más aceptados del extenso catálogo de la firma Joseph Rodgers & Sons, éste Bowie -ofrecido por dicha casa bajo la sigla “P492”y en tres medidas- lo presentamos aquí como colección, incluida la variante mediana, extremadamente rara.

    La empuñadura con cachas de ciervo “Sambar” de origen asiático, guardas de alpaca y defensa de este metal con su diseño tipo “pollerita”. La hoja clásica, con su corte curvo o “clip” y falso filo. Su vaina de cuero, con bocavaina y puntera de alpaca; botón fina. Agarradera de cuero con reserva para grabar las iniciales de su dueño.

    Sheffield, Inglaterra. Principios del siglo XX.
    Medidas de las hojas: 22,5 cm, 20,5 y 15,3 cm. Largo total: 34,8 cm, 31,5 cm y 26 cm.

  • Consultar

    Retratos de la Guerra del Paraguay.

    Autores Varios

    Cinco retratos en formato carte-de-visite impresos en papel albuminado -medidas aproximadas 6 x 9 cm-, reunidos en un marco exhibidor especial, tallado en madera, de gran calidad y absolutamente inusual.

    La Guerra de la Triple Alianza (1865 - 1870), que involucró a Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, coincidió con el auge de la popular carte-de-visite. Los combatientes acudieron en masa a los establecimientos fotográficos para tomarse retratos antes de viajar al frente. Iconografía bélica que circulaba desde y hacia los campos de batalla.

    El significativo conjunto que aquí presentamos en un precioso exhibidor reúne a figuras tan trascendentes en este conflicto como Bartolomé Mitre; el jefe uruguayo Leandro Gómez, y el jefe argentino Wenceslao Paunero. La cuarta imagen de época es de un alto oficial del ejército que posó con su uniforme de gala, y la quinta nos ofrece un magnífico retrato de dos veteranos combatientes, quienes posan con sus espadas y revólveres.

  • Consultar

    GÜIRALDES (Ricardo)

    Croquis, dibujos (obra inédita) y poemas de Ricardo Güiraldes. Prólogo de Alberto Gregorio Lecot, (...) Editorial Ricardo Güiraldes, 1967.

    En Folio,  6 hojas sin numerar que incluyen Portada, Prólogo, y dos poemas, más 13 láminas y Colofón. Medidas: 36,5 x 26,5 cm. Ejemplar “A” de la tirada de 28, numerados de A a Z, todos con la firma de Adelina del Carril, esposa de Güiraldes. Bella edición impresa por Francisco A. Colombo. Obra presentada en carpeta de editor. Colección Gustavo Fillol Day.

    “Gracias a los cuidados de Adelina del Carril, se han conservado varias carpetas de croquis y dibujos realizados por Ricardo Güiraldes (...) No es difícil imaginar cómo hilvana vivencias el autor de los croquis y dibujos comprendidos en esta segunda selección. Cuando la mañana enciende de nuevo las luces sobre el campo, monta ‘el moro’, su caballo preferido, y señor de sí mismo, sale a recorrer los potreros. Deja atrás la casona de blancos muros y corredores hospitalarios, ronda el corral de palo a pique sombreado por talas y añosos ombúes, entreteniéndose en la contemplación de las rudas tareas campesinas." (A. G. Lecot)

  • Consultar

    PERAMÁS (José Manuel)

    De vita et moribus sex sacerdotum paraguaycorum. Faventiae. 1791.

    Extremadamente raro. En 8°, XXXIX, más 298 pp. Encuadernación moderna en pergamino. Obra en buen estado con sus cantos refilados. Sabin, n. 60857. Medina, BHA, 5469. Primera edición.

    Dirá sobre esta obra el padre Furlong en su José Manuel Peramás y su Diario del Destierro...: "A ningun argentino pueden ser indiferentes los datos que suministra Peramás, en estas páginas (...)"

    El misionero jesuita español Peramás (1732-1793) llegó a Buenos Aires en 1755 y pronto pasó a Córdoba para cursar sus estudios teológicos. Ya ordenado sacerdote fue destinado al pueblo de San Ignacio Miní, y al cabo de tres años en esa tarea se lo envió otra vez a la Universidad cordobesa para formar a unos jesuitas jóvenes recién llegados de Europa. En las temporadas de descanso viajaba a misionar por el interior del territorio en largas giras que lo llevaban por Santa Fe, Buenos Aires, Tucumán, Salta y Jujuy. Aquí publicó varias obras, y en el destierro, después de 1767, continuó sus labores en la cátedra y la composición de sus diversos libros.

  • Consultar

    RUIZ DE MONTOYA (Antonio)

    Conquista espiritual hecha por los religiosos de la Compañía de Jesús, en las Provincias del Paraguay, Paraná, Uruguay y Tape. Madrid. Imprenta del Reyno. 1639.

    En 4°, 104 pp.; 8 folios [(2), (3), (4), y 51 al 54 y el colofón] fueron reemplazados por textos manuscritos en el siglo XIX. Encuadernación en pleno cuero. Obra en buen estado. Sabin, n. 74029. Palau, n. 282092. Borba de Moraes, n. 587. Primera edición.

    Primer historiador del nacimiento de las famosas misiones del Paraguay, el padre Ruiz de Montoya publicó su obra a partir de las Cartas Anuas, y su relato (que primero circuló de forma manuscrita) inspiró vocaciones por doquier, hasta que el Obispo Juan de Palafox le solicitó escribiese un texto a imprimir.

    Dirá el investigador paraguayo Efraín Cardozo que esta obra fue "fuente muy principal de los cronistas de la Compañía, comenzando por Techo y terminando por Charlevoix que aceptan su relato literalmente en muchos de sus capítulos, aunque citándole en muy escasa medida..."

  • Consultar

    OBRA COMPLETA CON SUS DOS VOLÚMENES

    SEPP (Antonio)

    Reiszbeschreibung wie Dieselbe aus Hispanien in Paraquariam (...) Nürnberg. Johañ Hoffmanns. 1698.
    En 12°, 333 pp., (incluye Portada), 1 lámina plegada en facsímil (el Padre Nuestro y el Ave María en lengua Paraguaya, Hispánica y Latina). Encuadernación en pleno marroquí. Sabin, n. 79164. Palau, n. 309205.  

    Junto con:

    Continuatio Laborum Apostolicorum, Quos R. P. Antonius Sepp, (...) Joannis Andreae de la Haye. 1710.

    En 12°, 174 pp., (incluye Portada). Encuadernación en pergamino, con ex libris del “Ing. Mario Pedro Arata”. Sabin, n. 79168, indica: "El segundo tomo es muy raro". Palau, n. 309207.
         
    Excepcional obra completa, con la "Continuación", hoy inhallable, publicada en 1710.  La primera parte la ofrecemos fechada en 1698, advirtiendo Palau que también hay ejemplares de 1697. Furlong en su estudio Antonio Sepp, S. J. y su "Gobierno Temporal" (1732) describe una versión de 1696, no conocida en otras fuentes.

    Con una pluma amena, Sepp (1655 - 1687) da cuenta de la vida cotidiana en estas latitudes; de las costumbres entre los indígenas, el quehacer diario en la ciudad de Buenos Aires y las labores de los misioneros jesuitas. La obra tuvo un resonante éxito en su época.



  •  
    AMERICANA, VIAJEROS  



     
    Consultar

    UNA EDICIÓN PRÍNCIPE, NO REGISTRADA EN LOS ESTUDIOS BIBLIOGRÁFICOS

    SCHMIDTMEYER (Peter)

    Travels to Chile, over the Andes, In the Years 1820 and 1821. London: Printed by S. Mc Dowall. 1822.

    Capricho bibliográfico. En 4º, Portada, 378 pp. Con un mapa y un plano plegado, y 26 grabados, diez de ellos iluminados. Encuadernación moderna en un bello ejemplar. En todas las fuentes bibliográficas, la primera edición es del año 1824: Santos Gómez, 2564. Vicuña Mackena, p. 564. Aquí lo presentamos  fechado en 1822. Edición príncipe.

    El inglés Peter Schmidtmeyer (1772 - 1829) arribó a Buenos Aires en 1820. Llegó a América del Sur invitado por el director supremo de Chile, Bernardo de O’Higgins, en el intento de fomentar la inmigración europea a su país, y de desarrollar la aún primitiva industria chilena. A pesar de aquellos fines, Schmidmeyer se interesó por retratar el carácter exótico del viaje entre Buenos Aires y Santiago, describiendo también ambas ciudades.

    Además de su relato, el libro posee un gran valor iconográfico por sus 26 preciosos grabados -dibujados del natural por el propio cronista-, y por su mapa y plano.



  •  
    MANUSCRITOS



     
    Consultar

    Campaña contra los indios de 1822.

    Una hoja manuscrita. Ejemplar en buen estado, con una vieja huella de agua en el margen superior.

    Carta manuscrita con un Certificado de servicios. La escribe el militar Rafael Hortiguera (Buenos Aires, 1775 - 1838), indicando que el teniente coronel Manuel Correa fue comandante del tercer batallón de la Legión Patricia en la campaña contra los indios pampas llevada a cabo en esos años bajo el mando del general Martín Rodríguez. Hortiguera, quien había participado en las invasiones inglesas y sumado al proceso emancipador de Mayo, a fines de 1820 acompañó al general Rodríguez en su campaña contra los indios y chilenos que mandados por Carrera saquearon el pueblo de Salto.

    En la segunda expedición hacia Sierra de la Ventana, el general Rodríguez marchó con una división por Chascomús y el coronel Hortiguera con otra por la laguna de las Polvaredas. Su cuerpo tomó el nombre de Regimiento 1º de Caballería Patricia, y permaneció de guarnición en Salto desde 1822 a 1823. De aquellos tiempos es la presente misiva, en la que atestigua la participación del coronel Correa.

  • Consultar

    TIRADORES BORDADOS Y LIBRETA CON SEÑALES MILITARES SECRETAS

    Par de tiradores de seda, bordados, y libreta con señales militares secretas.

    Excepcional par de tiradores con escenas de ramas, hojas y flores; aves de plumajes multicolores, mariposas y un arquero romántico (¿Cupido?). En sus extremos, tres banderas unidas por una cinta amarilla en la base de sus mástiles; las externas con el tricolor italiano -en particular la utilizada por el Reino de Piamonte - Cerdeña entre 1848 y 1861-, y la central, del Uruguay.

    Estos tiradores poseen gran similitud con los que pertenecieron al general Facundo Quiroga (Ex colección García Lawson).

    Los tiradores llevan las iniciales “J. R.” y habrían pertenecido a José Rebello, al igual que la libreta con anotaciones manuscritas que también presentamos. En ella se lee un código de señales militares, gallardetes, banderas y hasta notas de la vida familiar, como los nacimientos de cuatro de sus hijos. En cuanto a las señales, sin duda eran secretas; veamos un par: “2143: que ninguno se mueva de sus puestos avanzados”, o “3214: avisar a la Comp.ia señalada que ponga su atención al centro (el gallardete que está arriba es con quien se habla y el que está abajo es el de la Comp.ia que se debe avisar).”

  • Consultar

    Retrato de Giusseppe Garibaldi.

    Autor no identificado

    Preciosa obra. Miniatura tallada en alabastro y montada sobre un marco del mismo material.

    El retrato -detallado busto de perfil del prócer italiano que actuara en Brasil y en el Río de la Plata-, apoya sobre un vidrio pintado en su lado interno de color rojizo, para contrastar la figura. El marco está tallado también en alabastro y posee una forma externa casi cuadrada, ornada de figuras vegetales y su interior con una guarda y un calado circular.

    Medidas de la figura: 5 x 3,8 cm. Medidas del marco: 10,5 x 10,2 x 1,8 cm.

  • Consultar

    AQUINO (Luis I.)

    Original de Aquino, para la medalla conmemorativa de Don José de San Martín. 1950.

    Yeso. Medidas:  40 x 32 cm. Se presenta en un importante marco-vitrina.

    Pintor, escultor y grabador, Luis I. Aquino (1895 - 1968) realizó su primera muestra individual en las salas de Amigos de las Artes, en 1925, y desde entonces presentó sus obras en más de cuarenta exposiciones y en varios salones nacionales. Está representado en los principales museos del país. Ejecutó los originales de la medalla de Urquiza (1952) por el centenario de la Batalla de Caseros, y la presente, del general José de San Martín.

    En el Año del Libertador General San Martín, 1950, el Banco de la Provincia de Buenos Aires acuñó una medalla en su homenaje, siendo su autor Luis Aquino. En el anverso de la misma aparece, en su campo, el busto del general de frente, mirando hacia la derecha, con su uniforme. Presentamos la obra original del artista para la ejecución de esta cara de la medalla.



  •  
    OBJETOS HISTÓRICOS / MILITARIA



     
    Consultar

    Fusil de muralla. Modelo 1831.

    Fusil modelo 1831, de origen francés. Lleva marcas sobre el armazón, con dos punzones y el año de fabricación: 1833. Arma reglamentaria del ejército francés, se fabricó en el Arsenal de Charles Ville, así grabado en nuestro ejemplar.

    Desde el siglo XVI se los fabricó primero con el sistema de disparo denominado llave de rueda, más tarde de pedernal y finalmente en el siglo XIX, de percusión, como el presente modelo. Este ejemplar además tiene la particularidad, muy novedosa para la época, de ser de retrocarga; es decir que se lo carga por una ventana en el lomo de la recamara a diferencia de la mayoría de los fusiles de la época que lo hacían por la boca, esta ventaja hacía más fácil y rápida la recarga.

    Se los conocía como fusiles de parapeto ya que eran empleados en defensa de lugares fortificados, pudiendo desplazarlos en las murallas de acuerdo a la necesidad, y también utilizarlos en lanchas o lanchones de desembarco.

    Sobre su uso en Argentina, resulta muy difícil documentar su ingreso al país, ya que no hay registros detallados del tipo de armas que se compraban.  Si bien se cuenta que sólo fueron importados unos 30 fusiles de este modelo a Buenos Aires, y bien pudo haber sido utilizado por el ejército argentino en la Guerra del Paraguay.

    Carece del alza, el elemento de puntería, y del guión en el extremo del caño. Fue golpeado en su extremo, quizás inutilizándolo en época.

    Medidas. Largo total: 170 cm. Peso: 8,600 kg.

  • Consultar

    GUERRA DEL PARAGUAY

    Pistola de oficial de caballería.

    Pistola de caballería austriaca; culata construida en madera de nogal, con arco guardamonte, pomo y puntera de bronce, y su caño y cajón de mecanismo, en acero.

    Su sistema original era el de pedernal, pero hacia 1840/1850 fue “modernizado” al sistema de percusión. Estas reformas se realizaban en Europa y también, en el arsenal de Buenos Aires.

    Si bien el modelo es de 1822, desde la década de 1850 ingresó en grandes partidas en Buenos Aires y fue muy utilizada por los oficiales de caballería del Ejército argentino en la Guerra del Paraguay. Se desplazaban con ella ubicada sobre la pistolera de arzón, al costado de su montura, y disponía de un solo tiro aunque de gran alcance para la época. La longitud de su cañón le daba más precisión y distancia al disparo.

    Lleva varios punzones de época; entre otros, probablemente del arsenal al que perteneció y el de control del armero. Se encuentra en buen estado; el mecanismo funciona correctamente y sólo carece de la baqueta (para su carga por la boca del arma).

  • Consultar

    Dios, Patria y Federación. F. o M.

    Dios, Patria y Federación. F. o M. Circa 1840.
    Antigua divisa de seda con una leyenda bordada de la que carecemos de información de uso en su tiempo. A lo largo de la misma se lee: Dios, Patria, Federación. Y en los extremos y bordado de modo transversal, las iniciales: "F o M", síntesis del apotegma Federación o Muerte-.

    Si bien hubo diversos conflictos suscitados por aquellos sacerdotes rebeldes que no aceptaban instalar dentro de los templos aquellas expresiones de carácter federal difundidas por toda la sociedad, en tiempos de Juan Manuel de Rosas, el vínculo del gobierno con la Iglesia fue de menor a mayor y en ese devenir no resulta extraño dar con un mensaje que une a Dios con la patria y la federación, sin olvidar el consabido "F o M".

    Consultados historiadores y coleccionistas, no se conoce otro ejemplo de estas características, otorgándole a la presente divisa mayor atractivo por su especial originalidad.

    Buenos Aires. Circa 1840.
    Medidas, incluidos los flecos. Largo: 91,5 cm. Ancho: 15 cm.

  • Consultar

    UTILIZADO EN LA GUERRA DEL PARAGUAY

    Sable de Caballería ligera. Modelo 1822.

    El mango es de madera recubierta en cuero vacuno y con un alambre retorcido de bronce, con guarda del mismo metal de tres ramas o aros. La vaina es de acero con dos anillas, careciendo de su boquilla. Su hoja, curva (flecha de 38,9 mm), mide 92 cm. Su peso reglamentario total era de 2,15 kg.

    Fue fabricado por la Manufactura real de Châtellerault, Francia, activa desde 1819. Con marcas de fábrica y del regimiento en su guardamano y en la abrazadera: 5356.

    Estamos ante el sable reglamentario francés para caballería ligera aprobado en 1822. Este ejemplar es de tropa, ya que los modelos para oficiales tenían grabados y dorados en la empuñadura y en la hoja.

    También fueron fabricados directamente para la exportación, siendo adquiridos por la Argentina hacia 1860, y utilizados en las guerras civiles internas y en la Guerra del Paraguay.

  • Consultar

    Collar de la Orden de Mayo.

    Excepcional. Único ejemplar en manos particulares. La Academia Nacional de la Historia posee el restante.

    Se trata del máximo grado de la Orden de Mayo, nunca fue entregado por el gobierno nacional, porque superponiéndose con el Collar de la "Orden del Libertador San Martín", fue suprimido por el Decreto 4487 del 10-4-58.

    Dicha condecoración la otorga la República Argentina y tiene varios grados o categorías: el Collar era el de mayor importancia y actualmente subsisten Gran Cruz, Gran Oficial, Comendador, Oficial, y Caballero.

    La "Orden de Mayo" es una distinción que otorga la República Argentina hacia todos los "ciudadanos civiles o militares extranjeros que se hayan distinguido por sus servicios y obras personales y merezcan la gratitud de la Nación". Fue creada por Decreto Nº 8506/46 de 1946, y modificada por el Decreto-Ley N° 16.629 del 17 de diciembre de 1957, que cambió su denominación y diseño.

  • Consultar

    Racimo de uvas y otras frutas.

    IBARRA (Gregorio de)

    Racimo de uvas y otras frutas. Buenos Aires, hacia 1840.

    Desconocida litografía estampada en Buenos Aires por Gregorio Ibarra, en su establecimiento “Litografía Argentina”. Medida del campo impreso: 28,5 x 27,5 cm. Medidas del papel: 51,2 x 41,2 cm. El grabado lleva estampado el nombre de la casa litográfica. Ex colección Aníbal Aguirre Saravia.

    Se deben a esta casa los dos preciosos álbumes conocidos como Serie chica, 1839, y Serie grande, 1841, de Ibarra, ambos reuniendo obras de diversos autores, entre ellos Carlos Morel. Ibarra también editó el Boletín Musical, 1837, que incluyó retratos de músicos y numerosos textos con obras y críticas literarias.

    La litografía que ahora describimos no aparece en ninguna de las referencias bibliográficas consultadas y nos atrevemos a sostener que bien puede ser identificada como la primera representación gráfica de este tema en Argentina, con cierto espíritu afín a la corriente romántica de los años ochocientos treinta en el Río de la Plata. No es factible descartar que el modelo utilizado haya sido alguna de las numerosas láminas europeas ingresadas para la enseñanza del dibujo, desde inicios del período republicano. En cuanto a su calidad artística, lamentamos que no se indique su autor, pues la resolución plástica de la obra es excelente.

    El generoso tamaño de la lámina estampada abona a su calificación de extremadamente raro.

  • Consultar

    LA MAYOR VISTA DE BUENOS AIRES

    WILLEMS

    Buenos Ayres. Mitchell - 1915.

    Fotograbado, medidas 235 x 35 cm., en cinco fracciones unidas de 47 x 35 cm. Dentro del grabado, abajo y sobre el lado izquierdo del muelle de la Aduana: “dib. y lit. por Willems”. Obra enmarcada.

    Etiqueta al dorso: “Buenos Aires - Kratzenstein. Vista en blanco y negro, reedición del original de 1860, 2m35 x 35 cm. Tirada de 500 ejemplares hecho en Holanda por Mitchell’s (la más extensa vista de Bs. Aires”.

    Se trata de una reedición de 1915 realizada en Holanda por Eduardo D. Mitchell (Mitchell’s English Bookstore), a partir del original dibujado y litografiado en 1860 por Willems en la litografía de Rod. Kratzenstein. Esta vista de Buenos Aires, la más extensa que se conozca, y en esta misma edición, fue reproducida y catalogada por Guillermo Moores en su Estampas y vistas de la ciudad de Buenos Aires, en su ítem 163.

  • Consultar

    Puerta de Sagrario. Siglo XVIII.

    Plata batida, calada, repujada y cincelada.

    Al centro, una gran custodia con la figura de Cristo crucificado dentro del viril, al que rodea un sol, cuyos rayos se observan en toda su circunferencia.  A ambos lados del ostensorio, un par de ángeles turiferarios -que portan un incensario- y en la izquierda, una cerradura con el hueco para la llave. En todo el perímetro de la puerta -con arco de medio punto en la parte superior-, se observa una decoración repujada y cincelada.

    Alto Perú, siglo XVIII. Sin marca de autor.
    Medidas. Alto: 33,4 cm. Ancho: 38,8 cm. Peso: 635 gramos.

  • Consultar

    Sillón estilo virreinal.

    Importante obra realizada en plata batida, repujada y cincelada. El sillón, de madera, fue revestido con láminas de plata, con importante coronamiento en el respaldo calado, y las patas delanteras con garras y bola de plata. Toda su ornamentación responde a la orfebrería hispanoamericana de la segunda mitad del siglo XVIII.

    En las casas más ostentosas del Alto Perú -en Charcas o en Potosí, preferentemente-, había algunos muebles “chapeados” en plata; sillas, mesas y sillones hablaban del poder económico de sus propietarios y del arraigado gusto por el noble metal extraído desde las entrañas del Cerro Rico. El sillón aquí presentado es una recreación de aquellas labores, ejecutada con herramientas similares a las utilizadas en tiempos virreinales, tarea supervisada por el maestro orfebre contemporáneo Juan Carlos Pallarols.

    Buenos Aires, circa 1985. 
    Medidas. Alto máximo: 147 cm. Ancho: 71 cm. Profundidad: 50,5 cm.

  • Consultar

    Boleadoras.

    Viejo juego de boleadoras tipo “potreadoras”, con tres bolas de metal retobadas con piel de lagarto. Sus tres ramales de cuero retorcido.

    Uruguay, primera mitad del siglo XX.

  • Consultar

    Par de estribos media campana de plata y oro.

    Hacia fines del siglo XIX nació esta variante, más estilizada y de menor tamaño que el antiguo modelo (tipo campana) que le diera origen. Su uso se extendió por ambas orillas del Río de la Plata. Nuestro par presenta una muy buena calidad de orfebrería, con su faldón decorado con un cincelado a flor de agua y en el centro, la iniciales en oro: “J” y “V”. En el ojo, gran desgaste por uso. Sin marca de autor.

    Estriberas de cuero (posteriores) con pasadores chatos, con rico cincelado enriquecido con detalles de oro, y las iniciales “J D” entrelazadas en este metal. Si bien observamos la misma mano y herramientas, cada par de pasadores lleva un punzón distinto: J. Yriarte y “V. S. Falchitt”, este último de Sarandí del Yi, Uruguay.

    Uruguay. Fines del siglo XIX.
    Medidas. Alto: 16,7 cm. Abertura: 9 cm. Largo de los pasadores: 12 cm.

  • Consultar

    Par de cabezales de sirigote.

    Fina labor en plata con letras de oro que componen el nombre y apellido de su original propietario: César Rodríguez, y con flores y un escudo central, también aplicados en oro. Punzón con la leyenda: “V. S. Falchitt” y “Sdi. del Yi”.

    La decoración de roleos y flores es de muy buena calidad.

    Sarandí del Yi, Uruguay. Fines del siglo XIX. Platero: V. S. Falchitt.
    Medidas. Alto: 20,5 cm. Largo: 30,5 cm. Peso: 411 gramos.

  • Consultar

    Cuchillo brasileño.

    Empuñadura y vaina de plata. La primera, de sección redonda, lisa, de gran elegancia, y la funda achatada (con viejas restauraciones), burilada, la traba fundida con un detalle tipo serpiente y el ojal para la cadena, que se sujeta por el otro extremo a la puntera, cuya forma es típica en los cuchillos de este origen.

    Hoja de hierro forjado con detalle damasquinado en el recazo, muesca en el talón y botón redondo.

    San Pablo, Brasil. Último cuarto del siglo XIX. Sin datos de autor.
    Medidas. Largo de hoja: 23,5 cm. Largo total: 38,5 cm.

  • Consultar

    Cabezales de plata de lomillo (lombilho).

    Excepcional par de cabezales de plata calada, repujada y cincelada, con motivos florales y la figura repetida de una afrodescendiente elegantemente vestida. Estamos ante formas desconocidas en la orfebrería ecuestre brasileña, quizás explicadas por la presencia de los negros, mulatos e indígenas que por entonces actuaban en este gremio, aunque estuviera prohibida su ocupación en la actividad. (1)

    También hay que vincularlo a las imágenes costumbristas de la época, como lo fueron las creaciones de Jean Baptiste Debret, retratos y escenas con las afrodescendientes, y quizás a la popularizada historia de Chica da Silva (Minas Gerais, c. 1732 - Tijuco, 1796), aquella esclava brasileña del siglo XVIII, posteriormente liberta y célebre por su romance con Joao Fernandes de Oliveira, un explotador de diamantes cuya fortuna se decía mayor que la del rey de Portugal. Su nombre completo era Francisca da Silva de Oliveira, y se la conoció por el apelativo de “la esclava que se convirtió en reina”.

    Brasil, hacia 1840. Sin marca de autor.
    Medidas. Largo: 22,1 cm. Peso de ambos: 282 gr.

  • Consultar

    Fiador “pampa” de placas de plata.

    Formado por chapones o placas fundidas de plata, con sendos rosetones (uno de cada lado) soldados. El resto de las placas, articuladas, y una semiesfera de la que pende una medialuna, construida con una delgada lámina de plata.

    El diseño decorativo y la técnica de elaboración de todo el fiador nos remite a la platería “pampa”; nos referimos al uso del buril y a la ornamentación con flores formadas por pétalos alargados. Incluso, hasta los propios rosetones -elaborados con otras herramientas-, que se vinculan en su factura y en el diseño formal, aunque aquí se lo haya hecho a cincel.

    El fiador es una pieza infrecuente en el apero de los indígenas de la llanura pampeana; sólo se conocen unos pocos ejemplares con esta filiación. Pero a nadie escapa el especial gusto de los jinetes aborígenes por los avíos de montar hechos en plata.

    Argentina, región pampeana. Segunda mitad del siglo XIX. Sin marca de autor.
    Medidas. Largo (de la pieza armada): 40,8 cm. Peso: 283 gramos.

  • Consultar

    Chalina de Seda.

    Bello tejido realizado por una maestra de la textilería argentina, la catamarqueña Marta Yolanda Jaimez. La obra, de muy cuidada elaboración, nos muestra un profundo dominio de la técnica que se inicia en las tareas del hilado a partir del capullo. En sus extremos, el tejido remata con un rapacejo y flecos de carácter estructural.

    El gusano de seda y en especial la especie R. Schreiter -cuyo nombre vulgar es coyuyo, purucha o pulucha-, se cría en los árboles de la región de Ancasti, tras la Cuesta del Portezuelo, en Catamarca, aunque nos cuentan que ya se ha extendido hacia regiones más bajas de la provincia. Sus capullos son cosechados y luego de seleccionarlos por el color se los hierve con ceniza hasta lograr que se formen copitos de seda criolla. Luego llega la ardua tarea del hilado y al fin, su tejido. Aquí con la urdimbre en seda silvestre y la trama de hilo mercerizado.

    Vemos en nuestra manta la elegancia de un tejido ejecutado con una de las fibras más finas y suaves que utilizan muy pocas tejedoras. Sin duda, una prenda excepcional en una materia prima extraordinaria.

    Catamarca, contemporánea. Maestra tejedora: Marta Yolanda Jaimez.   
    Medidas. 180  x 70 cm. Rapacejo y flecos: 14 cm.

  • Consultar

    Faja de cintura de la cultura Maya.

    Pieza de algodón tejida en telar de cintura. Técnica a faz de urdimbre con diseño ornamental de doble faz floral en colores suaves, extremos en “cola de víbora”. Los tejidos de San Antonio Aguas Calientes se destacan por la técnica de brocado empleada que logra figuras de bordes bien delineados y doble faz perfecta.

    San Antonio Aguas Calientes. Sacatépez. Etnia Kaqchikel. Guatemala. Circa 1970.
    Medidas. Largo: 195 cm. Ancho: 6,5 cm. Trenza más fleco 16 cm.

  • Consultar

    Huipil de la cultura Maya.

    La base de esta prenda ha sido tejida en algodón, con telar de cintura y técnica de faz de urdimbre, de cuatro bordes, en una sola pieza de color borravino, rasgo característico de los textiles de este grupo étnico.

    El ornamento fue ejecutado íntegramente por bordado con hilos de seda y su diseño muestra un campo único cubierto por figuras geométricas mezcladas con animales, aves y siluetas antropomorfas agrupadas sin solución de continuidad ni orden de alternancia.

    El cuello es de escote cuadrado realzado por bordado de picos enrulados y los bordes laterales han sido unidos delimitando las bocamangas.

    Nebaj, Quiché, etnia Ixil. Guatemala. Primera mitad del siglo XX.
    Medidas. Largo: 50 cm. Ancho: 55 cm.

  • Consultar

    Rebozo de la cultura Maya.

    Hilo de algodón tejido en telar de cintura, a faz de urdimbre.  Consta de un solo paño con diseño ornamental de calles de ramas y hojas que la surcan en toda su extensión de manera recurrente, separadas por listas lisas. El dibujo está logrado con la técnica del ikat o guarda amarrada. Los flecos, estructurales, culminan en un rapacejo de nudos.

    Chocolá, Suchitepéquez, etnia K´iché. Guatemala. Mediados del siglo XX.
    Medidas. Largo: 186 cm. Ancho: 73 cm. Flecos de 9 cm.

  • Consultar

    Rebozo de la cultura Maya.

    Notable pieza tejida en hilos de algodón y de seda con telar de cintura, a faz de trama. Alterna listas transversales de seda de colores pastel y calles de hilo de algodón que han perdido los motivos ornamentales (obtenidos mediante estampado con sellos de madera de tradición precolombina) fruto del uso frecuente y prolongado como atuendo festivo. Los flecos estructurales de hilos de urdimbre dan el toque final a la serena armonía de la prenda.

    Santa Cruz del Quiché. El Quiché, etnia K´iché. Guatemala. Principios del siglo XX.
    Medidas. Largo: 158 cm. Ancho: 50 cm. Flecos: 7 cm.

  • Consultar

    Rebozo de la cultura Maya.

    Excepcional piezas tejida en algodón y seda en telar de cintura, a faz de urdimbre de hilado de seda, con trama de hilo de algodón.   Como se puede apreciar, el argumento ornamental radica en las listas de colores con que se preparó la urdimbre y en los flecos estructurales retorcidos y recogidos en haces que rematan en borlas confeccionadas con los mismos hilos de seda utilizados en la urdimbre.

    Santa Cruz del Quiché. El Quiché, etnia K´iché. Guatemala. Principios del siglo XX.
    Medidas. Largo: 177 cm. Ancho: 65 cm. Borlas: 10 cm.

  • Consultar

    Rebozo de la cultura Maya.

    Pieza tejida en telar de cintura, con técnica de tejido balanceado; urdimbre formada por hilos de algodón natural y tramas de algodón y seda. Las listillas color pastel muestran un fino cuadriculado visual que se obtuvo por la alternancia de trama de seda con urdimbre de algodón, aunque la verdadera estructura ornamental la hallamos en las calles de trama de hilo de algodón con figuras geométricas trazadas por la trama suplementaria de hilos de seda dorados.

    Ambos extremos culminan en pequeños flecos estructurales simples, expresando la artesana la excelencia del campo de la prenda, al punto de no necesitar otros elementos ornamentales.

    Totonicapan. El Quiché, etnia K´iché. Guatemala.  Principios del siglo XX.
    Medidas. Largo: 185 cm. Ancho: 82 cm. Flecos: 2,5 cm.

Volver a arriba